domingo, 22 de abril de 2007

Diversidad

Aquí estoy en Barcelona pasando unos días. Ayer después de dar el paseo obligado por las Ramblas entramos en el mercado de la Boqueria. Fue fascinante. El colorido de las frutas, de los alimentos, todos los productos, con sus olores, sus colores, todo ello unido a las voces, el barullo de gente. Y lo maravilloso de toda esa diversidad es que es extensible a toda la ciudad. Yo quizá lo veo con otros ojos por ser de una ciudad pequeña, pero dar un paseo por cualquier calle y ver gente de todas las razas, religiones, con todo tipo de ropa, peinados, sin que la gente se quede con la boca abierta, cada uno por su camino, es algo que choca. Y es lo que me gusta de Barcelona, su diversidad, la forma en que conviven gentes de todos los lugares y de todas las condiciones. Y todos ellos con una sonrisa en la boca.

2 comentarios:

Isa dijo...

La sonrisa en la boca, en la Boquería.
Boquería de colores, boquería de rumores.
Sabores y olores a pedir de boca, de la Boquería.
Saludos con envidia (sana) por no estar ahí.

Milady dijo...

Gracias por tu pequeño poema, en tamaño, pero no en frescura, realidad y belleza. Ya estoy de vuelta y me está costando un montón volver a la rutina. Así es la vida. Un beso muy fuerte Isa.