jueves, 13 de septiembre de 2007

Un miércoles cualquiera...

En principio los miércoles son esos días en mitad de la semana que suelen ser un poco insulsos. Aunque no son odiados como los lunes, tampoco son deseados como los viernes, sábados o domingos. Por eso ayer me disponía a ver Lituania- Eslovenia en la Sexta con Itu, Montes y el mudo Epi. En esto recibo una llamada de mi amiga María. Que si iba a dar una vuelta con ella (todo esto en mitad de un ataque de risa que nos dio). Así que deje el Eurobasket, me vestí y salí dispuesta a dar un vuelta. Esa vuelta se complicó y cerramos casi 5 bares. Palencia un miércoles no tiene lo que se dice mucha fiesta y si a eso le sumamos que son las fiestas de Pucela, aún menos. Aún así siempre hay borrachos vengativos gritando a todo el mundo: "Yo no os mataré, pero mis hijos sí" o "Puto rojo capitalista de mierda" o "Te voy a fusilar a puñaladas". Así somos aquí.
Y un miércoles es, al parecer, el día perfecto para salir, pasarlo bien y hablar de las cosas importantes de la vida, como que ahora todas las pelis se graban en HD (High Definition) y que si no lo controlas estás perdido o de cómo recrear un castillo y dar jornadas medievales o que un quinto (botellín de cerveza u otra bebida con capacidad para 20 cl.) es el envase perfecto según Sergio porque es la única forma de que la cerveza esté en óptimas condiciones de temperatura, textura y sabor o esa discusión encarnizada Mahou vs. Estrella. Así que lo pasé genial, en un día que aparentemente no había nada que hacer. Gracias María. A ti y también a Pablito.
Y de fondo una canción muy especial.

9 comentarios:

Christian Supiot dijo...

recrear un castillo?... criaturita...

Christian Supiot dijo...

por cierto... hace mucho que no voy a barcelona...

Aran dijo...

Hola, he llegado aquí por casualidad y he decidido dejarte un saludito. Cualquier noche es buena para pasar un rato agradable con buenos amigos.
Muak

bruixot dijo...

Para mi los miércoles no son días tediosos, pues es el día de la filmo...por lo que lo recibo con los ojos abiertos :)

Un besito

Daniel de Witt dijo...

jajajajajajaja, así son en toda España, en verdad.
En 2001 y 2002 hice un largo viaje por toda Europa. Luego de recorrer Europa del Este, estuve unas semanas en Austria y Suiza.
Estando en Ginebra, me tomé un tren a Montpellier, y de allí a Barcelona.
Los trenes suizos, austríacos y franceses eran una sala de espera de hospital. Todo el mundo en silencio total.
Cuando llegamos a España, subió al tren una mujer con un loro, un tipo se puso a cantar canciones andaluzas y nos invitaron tragos de todos los asientos.
Al llega a Barcelona, salimos de la estación de tren y dos taxistas se insultaban duramente acusándose de haberse robado los pasajeros.
Y teniendo en cuenta el loquero de ciudad en la que vivo, me dije: "estamos de vuelta en casa".
Un abrazo.

Carcajäda* dijo...

Me alegro de que acabaras el miércoles tan bien..yo este miércoles lo que hice fue un examen, así que fue un miércoles horrible, aunque por lo menos el examen salió bien. Besos!

alida dijo...

El miércoles mitad de semana, es un día para terminar lo que todavía nos falta por hacer
Saludos!!!

merak dijo...

no estoy de acuerdo con tu amigo sergio... a mi las guinnes de 450 cl, me duran exactamente 13 segundos.
buenvenida guapa.
besos

Milady dijo...

Christian: Revivir más bien, cierto. A lo de BCN, no comments.

Aran: Bienvenida y es cierto cualquier noche es buena para pasar un rato agradable con los amigos. Saludos.

Bruixot: Yo odio los lunes con todas mis ganas, pero el resto de la semana es más o menos llevadera. Si tuviera filmo el lunes seguro se harían mejores. Besos.

Daniel: Yo cuando estuve en Londres sentí lo mismo que tú cuentas. Hasta que no llegué a España no me di cuenta que lo que echaba de menos es el ruido de las voces, de la música, de la gente. Es lo que tenemos los latinos. Besos.

Carcajada: Yo el examen lo había tenido el martes y espero que te saliera mejor que el mio. Un besito.

Alida: Sabio consejo. Un besito.

Merak: jajaja. Es que es un delito dejar calentar una Guiness de 450 cl. Un besazo.